Comunicación en la empresa
Tutor Pedro Gordillo

Comunicación en la empresa

Este curso ofrece al participante la formación necesaria para utilizar técnicas básicas de comunicación presencial, transmitiendo información operativa y de imagen corporativa de acuerdo con los usos y costumbres socio-profesionales rutinarios, de organizaciones e interlocutores tipo.

 

Además, sabrá utilizar técnicas básicas de comunicación telefónica y telemática para proporcionar información operativa, aplicando los protocolos y pautas de imagen corporativa tipo en la actuación empresarial. Finalmente conocerá y podrá aplicar técnicas de comunicación escrita en la confección y cumplimentación de avisos, rótulos u otros documentos de información análogos, mediante la utilización de instrumentos de escritura manuales o electrónicos.

Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad Social Corporativa

¿Qué es RSC?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Los 5 principios que rigen la RSC

1. Cumplimiento de la legislación
2. Global y transversal
3. Ética y coherencia
4. Gestión de impactos
5. Satisfacción de expectativas y necesidades


La RSC es un concepto transversal que afecta a distintos ámbitos de gestión de la empresa, por lo que las actividades desarrolladas en el marco de la RSC han de estar:

    Vinculadas a la actividad básica de la empresa
    Tener una vocación de permanencia
    Implicar un compromiso de la alta dirección

Existe un acuerdo sobre las grandes áreas temáticas que abarca la RSC: la económica, la social y la medioambiental. Sin embargo si algo caracteriza a la RSC es su carácter pluridimensional que afecta a distintos ámbitos de la gestión de la empresa:

  • Derechos humanos
  • Prácticas de trabajo y empleo
  • Protección de la salud
  • Cuestiones medioambientales
  • Lucha contra el fraude y la corrupción
  • Intereses de los consumidores

Soporte Vital Básico y uso del DESA

Soporte Vital Básico y uso del DESA

Las acciones que se incluyen en la cadena de supervivencia son cuatro sencillos pasos. Empiezan por reconocer que lo que le está ocurriendo a la persona afectada es un paro cardiaco y realizar una llamada a emergencias alertando al 112 (061 en algunas Comunidades Autónomas); el segundo paso es empezar la reanimación cardiopulmonar con una frecuencia de 100 compresiones por minuto; el tercer paso consiste en efectuar una desfibrilación precoz, con un Desfibrilador Semiautomático (DESA) por parte de los testigos presenciales; y el último paso ya es un escalón profesional que prestan los servicios de urgencias y emergencias.

Se calcula que cada minuto que pasa disminuye un 10% las posibilidades de supervivencia para la persona que ha sufrido el paro. Por eso es vital actuar con rapidez.